Una de las bebidas más apreciadas del Anciano Rey de los Vinos es su vermouth de  barril. Son muchos los visitantes que se acercan a nuestra casa a probar esta excelente bebida.

Sin embargo, es poco conocido el origen del vermouth. Por eso vamos a viajar un poco en el tiempo y remontarnos al siglo V a.C, cuando vivió el gran médico Hipócrates . Al parecer fue él quien, a fin de tratar los dolores de estómago, elaboró el primer prototipo de esta bebida, al macerar en vino flores de diversas plantas.

El gran cocinero romano Apicio, parece que toma en cuenta el hallazgo de Hipócrates. Así, en su obra De Re Coquinaria incluye una receta muy similar a la del griego, si bien Apicio ya incluye el concepto de “aperitivo” para su bebida. Los propios romanos mejoraron esta receta y crearon el que ya puede considerarse el primer vermouth, al que llamaban Absinthiatum vinum.

Ahora hay que avanzar hasta 1773 cuando aparecen la primeras recetas de la bebida actual. Poco más tarde el italiano Antonio Benedetto Carpano popularizó el vermouth haciendo que empezara a comercializarse de forma masiva.

La popular bebida llega a España en 1838. Concretamente a la ciudad catalana de Reus. Y en 1881 se produce un hecho que hace a España no sólo país consumidor de vermouth, sino también productor: el establecimiento de aranceles a las bebidas de importación. Con ello, el vermouth que llegaba sobre todo de Italia subió mucho su precio abriendo camino a los vermuteros españoles.

A partir de ese momento, el vermouth se extiende por toda la península llegando a ser lo que es hoy: el auténtico símbolo del aperitivo.

Si quieres tomar un buen vermouth ya sabes, pásate por el Anciano Rey de los Vinos, donde degustarás un auténtico vermouth natural, conservado en barrica y sin pasar por ningún serpentín. Seguro que notarás la diferencia.