Como antigua ciudad que es, Madrid tiene muchas cosas curiosas. Algunas poco conocidas incluso para los madrileños. Te contamos algunas de ellas. Así podrás planificar una buena visita.

– El Palacio Real de Madrid es el más grande de la zona oeste de Europa. De hecho, es mayor que el de Buckingham.

– La seña de identidad de Madrid es el oso y el madroño, pero realmente no se sabe bien por qué. Lo más aceptado es que en la zona había muchos madroños (un tipo de árbol) y osos. Pero lo cierto es que no está nada claro.

– La calle más larga de Madrid es la de Alcalá, con casi 10 km. y la más corta la de Rompelanzas con nada más que 20 metros.

– En la estación de metro de Tirso de Molina se hallaron osamentas de monjes de un antiguo monasterio. Hay quien dice que por la noche aún pueden escucharse sus lamentos.

– Una vez un periódico, El Liberal, publicó la noticia de que se había incendiado nuestro famoso museo del Prado. Evidentemente se armó un increíble revuelo debido a esto, pero por fortuna todo fue una falsa alarma.

– En Madrid pueden visitarse restos del muro de Berlín, concretamente en el Parque Berlín.

– En Madrid es un ritual ir a El Rastro un domingo por la mañana. Pero poca gente conoce el origen de este nombre. Se debe a que en esa zona existían muchos mataderos y era habitual ver en el suelo rastros de sangre de los animales que habían sido sacrificados.

– La Puerta del Sol es el “kilómetro 0”, que es el punto de referencia para medir las distancias a todos los lugares del país.

– Los madrileños tienen mote: “gatos”. Este nombre parece ser que proviene de un soldado que durante la reconquista de Madrid trepó por las murallas de la ciudad. Según cuentan El rey Alfonso VI lo vio y dijo “parece un gato”.

– La casa más estrecha de Madrid está en la calle Mayor, muy cerquita de El Anciano Rey, y era la vivienda de nuestro ilustre escritor Calderón de la Barca.

En otros post, te contaremos algunas curiosidades más. Mientras tanto siempre puede venir a disfrutar del ambiente de una típica taberna de Madrid en El Anciano Rey de los Vinos.